Esas declaraciones de Duarte y Athié en Chihuahua

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Al inicio de agosto “el Gobernador del Estado, César Duarte, refirió que los rumores de que el Fracking (Sistema de gas Shale), afecte el agua de Ojinaga, son falsos, pues bien es sabido que el agua del desierto no es apta para el humano”.

Nathalie Seguín y Claudia Campero le responden:

Las declaraciones del gobernador Cesar Duarte son preocupantes para un estado donde el agua ya es un problema.  Sorprende que diga que el agua del desierto “no es consumible” ¿De dónde cree que la población de Chihuahua obtiene el agua que consume? ¿alguna selva cercana? Evidentemente hay graves problemas de calidad y disponibilidad del agua a los que se enfrenta el estado y esto ya es una preocupación importante para el agua de consumo humano. Apostarle a una actividad que demandará millones de metros cúbicos de agua sólo agravará el problema. El proceso del fracking, implica mezclar agua con arenas sílicas, y 300,000 litros  de químicos, muchos de ellos tóxicos (que representan 1-2% de la mezcla). Más aún, los estudios realizados en Estados Unidos demuestran que la práctica de fractura hidráulica ha traído repetidos casos de contaminación de aguas superficiales y subterráneas que se utilizan para consumo humano. 

Mientras tanto, “Kamel Athié (diputado federal) afirmó que durante la extracción de gas se tropieza en ocasiones con pozos de agua, que muchas veces se hallan a más de mil metros bajo la superficie y se trata de aguas salobres, por lo que el legislador descartó que con esta técnica se atente contra mantos de agua potable”.
Además de los estudios citados arriba, esto se contradice completamente con las declaraciones que el Director del Sistema de aguas de la Ciudad de México, Ramón Aguirre (respaldadas por Korenfeld, director de CONAGUA) que hizo hace un año sobre el descubrimiento de aguas profundas, donde declaraba que “indudablemente estamos ante uno de los mayores éxitos históricos para la ciudad, pues el hallazgo nos indica que estamos ante una gran fuente de agua que nos puede abastecer por mas de 100 años” ¿Son o no son aptas para consumo humano las aguas profundas? Nuestros políticos parecen adaptar la respuesta de acuerdo a lo que convenga en cada contexto.

Athié “añadió que los legisladores se asegurarán de que la ley se respete y que con su aplicación se elimine la posibilidad de contaminación del subsuelo”.

No existe ni ley ni regulación posible para un proceso que conlleva tal alto grado de incertidumbre como la fracturación hidráulica. En Estados Unidos, cada estado tiene su propia regulación y en todos se han presentado diferentes problemas de contaminación grave y de afectaciones a la salud.

 

Miente Semarnat

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

La Jornada 19 agostoLa Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) aseguró que las ventajas del gas natural rebasan los daños que causaría el fracking (ver nota). Su titular, Juan José Guerra Abud, sostuvo que “no hay actividad humana que no cause impacto ambiental, pero los químicos que se usarán con esta técnica serán mínimos”. El funcionario indicó que la cantidad de agua que se utilizará “será mínima” y que “no se quitará un litro de agua para una ciudad ni para producir alimentos”. En tanto, Eduardo Sánchez, vocero de la Presidencia de la República, aseguró que “habrá una industria limpia”.

Seguir Leyendo